> Mi pequeño granito de arena: Educar con co-razón

viernes, 9 de febrero de 2018

Educar con co-razón

Me acaba de llegar a casa un paquete y ando emocionada abriéndolo. También me estoy acordando de mi querida compi Lola, con quien el pasado martes, ante una fallida clase de yoga, nos paramos a charlar mientras nos tomábamos una cerveza. Y ...¿qué relación tienen ambas cosas? Pues que tras esa hora de reflexiones, confidencias y querer arreglar el mundo, llegué a casa y me puse a investigar. Así encontré a este libro cuyo autor ya conocía, aunque poco.
Y os preguntaréis que de qué libro se trata.
Pues mirad.

Esa tarde con mi compi y unos frutos secos de testigos, hablamos de ese despertar, de esa consciencia que a veces está dormida y sin la cual nos solemos desviar de nuestro camino. !Hace tanta falta hoy en día¡ Sin ella estamos perdidos y qué mejor forma que los maestros y las maestras la pongan en práctica en sus aulas.

Ayer, tras unos pequeños altercados en el recreo, trabajamos la empatía y el ponerse en el lugar del otro en mi clase.
" Lo que no quiero para mí, no lo quiero para ti"
Parece tan obvio pero a la vez de un desempeño difícil.

Siempre es la misma cuestión. Marineros que reman, unos hacia un lado y otro hacia otro y así, el barco nunca avanza. Esos marineros, familia y escuela, tienen que remar en la misma dirección si quieren que su barco, sus hijos, naveguen viento en popa, exploren con seguridad nuevas aguas y mantengan los peligros a distancia.
Por ello debemos estar abiertos al diálogo, a investigar, a cuestionar lo que hacemos y a pedir ayuda cuando lo necesitemos. Eso no es de débiles.

A lo largo de mi mediana vida, he dado con libros que aun me acompañan en mi mochila y que me han ayudado a remar eficientemente o a ayudar a remar o mostrar una actitud para poder ser ayudada. Es la única forma de navegar si no queremos acabar como náufragos y apoyados en la mar sobre solo un madero de la gran embarcación de la que en un principio teníamos.
En fin, me desvío del tema que en principio quería plasmar.
Mi idea es daros algo de bibliografía para empezar a ser conscientes, para disfrutar de nuestro día a día con los demás, ya sean familiares, amigos alumnos o compañeros.

Esa tarde de la que hablo más arriba, recordamos a Jorge Bucay. Aquí en mi estantería tengo guardado como oro en paño " Déjame que te cuente". Podéis pinchar aquí para descargarlo.
 No se me olvidará la primera historia sobre el elefante encadenado. Como a veces, esas cadenas que hemos tenido en la infancia nos hacen estar amarrados en el futuro aunque ya no contemos con ellas. Leedlo, de verdad, merece la pena y al acabar el libro seréis algo más felices.
La verdad que de todos los libros que he leído suyos, ninguno tiene desperdicio.

Un libro que tengo machacado y escrito por todos lados: Tus zonas erróneas.
Sí, sí, venimos con esas zonas de serie, y apenas las cuestionamos porque nos vienen ya impuestas desde que nacemos. Leerlo nos lleva a ser consciente de ellas  y a poder cambiar al respecto.Pinchando aquí, podréis acceder a la versión en PDF.
En todas sus páginas,  Dyer Wayner, reitera que la persona más importante en este mundo eres tú y que todo lo que hagas, siempre y cuando no atentes contra nadie, ha de ir encaminado a ti. El amor de tu vida eres tú.

Puedo citaros a Francisco Mora, el último libro suyo que me leí, habla que no se puede educar sin emoción, sin sentir, sin transmitir amor, ternura, comprensión..... y a veces estamos tan ocupados con el trabajo, el móvil o acabar el libro de texto que no atendemos a nuestro hijo o alumno. Ser consciente de ello es la clave. Hasta que algo no se ve, no se puede saber que está ahí.

Nos hace falta tanto por aprender, a mayores, abuelos, maestros, padres y madres, ..... tanto... Y creemos que lo sabemos todo y que no hay nada nuevo que aprender o que cambiar. Estamos tan arraigados a nuestras costumbres que siempre hacemos las mismas cosas y, como decía Newton, si siempre se hace lo mismo, ¿cómo quieres obtener cosas diferentes?

En fin, ya os diré las conclusiones sobre este libro que me empezaré en cuanto termine el de " La nueva educación" de César Bona. Por cierto, a este último llegué por mediación de uno de los cursos de Mar Romera, de la que en algunas ocasiones ya os he hablado en este blog.
Me encanta una de sus conferencias cuando empieza hablando de las gafas de las abejas y de las gafas de las moscas. Pinchad y descubriréis las gafas con las que soléis mirar la vida.


A ver, de vez en cuando todos hemos hecho uso de ambas, pero si nos acostumbramos a llevar puestas las gafas de mosca..............

No hay comentarios:

Publicar un comentario